¡Quiero mi dinero y lo quiero ahora! ¿Qué opciones tengo?

Todos tenemos días rojos, eso no es un secreto. Todos también necesitamos de vez en cuando acudir a préstamos personales inmediatos que nos salven de los días financieros desafortunados. Nadie está libre de una eventualidad: un coche en ruinas, una lavadora que deja de funcionar inesperadamente, un gasto médico o veterinario… De cualquier manera acudir a un tercero en busca de una solución no debería ser un apocalipsis si se elige la opción apropiada. ¿Qué opciones tengo para solucionar mi problema de dinero? En breve te contamos.

préstamos-personales-inmediatos

¿Crédito o préstamo?

Si has decidido que necesitas dinero rápido, debes estudiar qué tan viable puede ser una opción u otra. A pesar de que ambos términos se usen indistintamente como un mismo producto, en realidad son recursos muy opuestos. Entre ambas posibilidades existen varias diferencias que se ponen en relieve en función del monto que necesites o la documentación que tengas que contribuir en cualquiera de los dos casos.

 

El préstamo es lo tuyo cuando:

Necesitas cambiar de coche, comprar una nueva vivienda o combatir un gasto inesperado que incluya una gran suma de dinero. Esto sucede porque en estos casos ya tienes determinada una cantidad que se asienta por lo general en elevadas cantidades de dinero y que sabes que vas a gastar plenamente. Dicho dinero no vas a poder devolverlo en un periodo corto de tiempo, por lo que es más conveniente para ti un contrato de préstamo donde se detallen especificidades como los intereses, las comisiones y la amortización.

Un crédito es lo tuyo cuando:

Necesitas disponer de una determinada cantidad de dinero para llegar a fin de mes sin apuros o para suplir un gasto eventual ya sea un fallo mecánico o una factura de un costo elevado. El dinero que te pueden conceder con un crédito varía en función de la entidad que atienda tu caso financiero, pero existe la posibilidad de que ascienda a 6.000 euros.

Qué entidad resulta apropiada para ti:

En España existe todo un abanico de posibilidades para solicitar un préstamo o un crédito, aun así, es importante que elijas una manera ideal de financiamiento según tus presupuestos. Puedes dirigirte a las siguientes entidades prestamistas para solicitar tu financiación:

>Bancos: una extensa oferta de préstamos personales podrás encontrar en un banco.

>Empresas de tarjetas de crédito.

>Tiendas y supermercados.

>Prestamistas del sector privado: empresas de capital privado que ofrecen amplias maneras de financiación como microcréditos, préstamos rápidos y créditos online.

>Cajas de ahorro.

>Cooperativas de créditos y ahorro.

Cuáles son los requisitos que debes preparar:

>Ser mayor de edad y contar con un documento de identificación, ya sea carnet  de conducción, DNI o pasaporte.

>Especificar la cantidad exacta del dinero a gestionar, y en algunos casos, explicar cuál será el fin de ese dinero.

>No superar tu capacidad de endeudamiento

>Demostrar recursos que den solvencia. Dependiendo de la entidad, este punto varía.

>Garantías de restablecimiento de la deuda.

>Escrituras.

>Contrato de trabajo.

>Solicitud de justificante de ingresos.