¿QUÉ DEBES TENER EN CUENTA AL ELEGIR TU SILLA DE OFICINA?

Recomendaciones ideales al momento de comprar unas sillas de oficina

Para todas las personas que trabajan, las sillas de oficina es un elemento importante para poder realizar todas las ocupaciones del día, ya sea desde la casa o desde la oficina como tal. Pasar todo el día frente a la computadora puede traer a la larga, graves afecciones en la columna, dolor de espalda y de cuello, síndrome de túnel carpiano, jaquecas y otros problemas de salud; allí reside la importancia de elegir adecuadamente tu silla.

Al momento de escoger una silla para oficina, es importante buscar piezas de calidad, ya que además de las afecciones de salud antes mencionadas, las sillas malas sin realmente incómodas. Cuando decidamos por una silla, además de su diseño, su comodidad, por lo cual la primera recomendación es que la silla de oficina sea ergonómica, ya que a pesar de que una mala silla no produce lesiones corporales directas, es probable que provoque una mala postura y que eso traiga como consecuencia con su uso prolongado y constante, lesiones para el que la use.

¿Cómo es una silla de oficina ergonómica?

La ergonomía se entiende como un conjunto de estudios que arrojan como resultado los datos biológicos y tecnológicos que se aplican a los problemas de mutua adaptación que existe entre el hombre y la máquina. Es decir, una silla ergonómica es una que está hecha de manera perfecta para la comodidad de las personas que están más de 8 horas sentadas trabajando.

Las sillas de oficina deben tener las siguientes características:

  • Respaldo que se ajuste a la espalda: y además de ello, ofrece apoyo total en la llamada zona lumbar. Es recomendable que pueda ajustarse en inclinación, altura, firmeza y movilidad o fijación del respaldo.
  • Asiento regulable: El asiento se debe poder regular y debe permitir que se modifique como debe colocarse con respecto al respaldo de la silla.
  • Apoya brazo: deben permitir postura cómoda, con los brazos en un ángulo de 90 grados. No deben apretar las caderas.
  • Base con ruedas: para poder movilizarse y cambiar de postura con mayor facilidad.
  • Tapizado transpirable: y además ser diseñado para aguantar el uso continuo.

Las sillas de oficina ergonómicas son menos propensas a causar problemas de salud, aumentan el disfrute de las labores y reducen las lesiones que pudieran ocasionarse.