La enfermedad de lyme y sus tratamientos

La patología de Lyme, causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, es transmitida por ciertas garrapatas que han picado previamente a ratones o venados infectados con la patología. En el sitio de la picadura surge una pequeña inflamación, al costado de cambios en la dermis e indicios semejantes a los de la gripe. Frecuenta aparecer a fines de primavera, en el verano y a principios del otoño.

Los ciervos y las ratas son los animales que con más frecuencia se infectan, aun cuando además los animales domésticos tienen la posibilidad de ser huéspedes de estas garrapatas.

Si en la fase inicial de la patología el paciente no obtiene procedimiento conveniente, avanza a una segunda fase, que puede agravarse y desembocar en una tercera.

  • Tiene afinidad por tejidos con circulación de sangre pobre, evitando de esta forma la contestación inmune de las células sanguíneas y anticuerpos.
  • Se salvaguarda intracelularmente del ataque de los antibióticos.
  • Puede convertirse en maneras L y esféricas ocasionando resistencia a los antibióticos.
  • Se incrementa la producción de citoquinas.

Si esta patología no se detecta a tiempo, puede avanzar a una forma crónica, realizando primordial un extenso procedimiento antibiótico e inclusive, en varias personas, procedimiento indefinido. Puedes descubrir sobre este tema en La Crónica del Pajarito.

La enfermedad de lyme tratamiento es bastante difícil, puesto que no se trata solamente de la patología de Lyme, sino de las diversas infecciones que aparecen similares. Es imposible saber la proporción de medicación elemental para el control de la infección, debido a que la contestación a la terapia es bastante variable, no solamente por los individuos sino por el estado de cada infección.

En la actualidad no disponemos de ni una prueba que determine la efectividad del procedimiento. Para lograr valorarla se debe considerar el cuadro clínico completo. Los cotidianos de los pacientes y sus indicios a lo largo de la terapia son vitales. En esta patología es primordial que el paciente se convierta en un firme aliado de su equipo doctor y cumpla estrictamente el procedimiento. Si considera que quizás tenga la patología de Lyme, acuda a su doctor rápido.

La FDA regula las pruebas de diagnóstico para afirmar que sean seguras y eficaces. Es fundamental saber que los estudios de sangre que detectan los anticuerpos (producidos por el organismo para combatir la infección) que responden a la bacteria que causa la patología de Lyme no son útiles si se realizan al poco tiempo de una picadura de garrapata. En la mayoría de los casos toma de 2 a 5 semanas luego de una picadura para que aparezcan los primeros anticuerpos.