Cómo evitar una mala venta por culpa de las prisas

Una mala venta, puede ser el inicio de muchas fatalidades. El secreto para evitar las contingencias, no existe; pero lo que sí existe, son las posibilidades para evitar caer en las trampas económicas personales y del mercado. Veamos cómo podemos esquivar una mala venta:

Crédito-puente

Visualhunt.com

 

Evitando vender nuestro patrimonio por una deuda o un gusto efímero:

Puede suceder que por un antojo efímero que aparezca, o una deuda eventual que haya surgido, tengamos la tendencia a inclinarnos por vender lo único que poseemos. Este pensamiento impulsivo, aunque se piense como algo obvio a no cometer, parece pasar desapercibido muchas veces ante nuestros deseos y necesidades. Es por eso que cuando ese punto llega, solo hay dos salidas: acudir a un préstamo privado, o quedarse estrictamente sin nada. Lógicamente la primera parece ser una opción más accesible, porque además de resolver el caso del préstamo en 24 horas, debitan  en la cuenta solicitada en menos de 10 días.

Trazando un plan de venta:

Planear cada paso a ejecutar es una opción que no muchas personas tienen en cuenta cuando van a vender algo de su propiedad. En ese sentido, es importante recolectar la documentación que se requiera y proceder a estipular minuciosamente datos como: objetivos, proceso de venta,  presupuesto total y resultados. Llenando esta tabla simultáneamente, es más fácil enterarse si efectivamente se cumplen los objetivos de venta, si  el plan esta sobrepasando su  presupuesto respecto al tiempo de ejecución o si el proceso de venta no coincide con los resultados esperados.

Estudiando el mercado:

Si vas a vender tu casa: estudia el mercado inmobiliario y cuenta con soluciones como los crédito puente. Si vas a vender tu coche, entérate de todas las novedades automovilísticas. ¡Eso sí! Recuerda que lo importante es que las trampas inversionistas no terminen siendo las dueñas de lo que se supone es tu propio negocio.

Haciendo las preguntas correctas:

A veces por el afán de deshacernos de cierta propiedad caemos en la tentación de vender sin pensar que también existe un mañana. Es por eso, que además de asumir muy seriamente el punto anterior de estudiar el mercado, se debe permanecer muy atento a preguntas tales como: ¿Por qué voy a vender x propiedad? ¿A quién se la quiero vender? ¿Cómo voy a lograr ese cometido?¿Cuál es la mejor temporada para hacerlo?

Focalizando los detalles:

A todos nos encantan las sorpresas (de cumpleaños); sin embargo, el tipo de sorpresas donde la pérdida protagoniza, no es que digamos sea nuestra obra favorita. Tal vez, y para ser sensatos, es mejor ganar sabiduría y ventaja en la venta “perdiendo” tiempo en los detalles; que no “ganar” tiempo en ventas rápidas, para luego perder el dinero que el esfuerzo ha sabido cultivar durante tantos abriles. Detallar y concretar: dos palabras llave, que abrirán la posibilidad de no caer víctimas mortales de una pésima venta.