Inversiones inmobiliarias en hoteles

economia-hoteles-inversion

 

Cuando realizamos una inversión viene precedida de un proceso de estudio y evaluación muy medida y sopesada.

La inversión inmobiliaria es muy tentadora porque se pueden mover grandes cantidades de dinero y más cuando se trata de algo tan grande como un hotel. Por ello es aún más importante realizar un buen estudio del mercado, su riesgo y rentabilidad.

Lo primero que debes tener claro es tener claro como funciona a nivel estructural el negocio hotelero, por ello te recomiendo el siguiente artículo de Hotel Kind.

No es lo mismo ser un gestor de un hotel, que ser propietario o el que vende las habitaciones a los turistas. ¿Quieres llevar tu todo, o solo te vas a centrar en la inversión inmobiliaria? Las oportunidades y riesgos dependen de ello.

Luego debes de estudiar los siguientes puntos.

Capital inicial.

Todas las inversiones, por pequeñas que sean, tienen riesgos, pero no es lo mismo arriesgarte a perder 5 mil euros que 1 millón de euros y tampoco puedes pretender que la amortización vaya a ser la misma. Tenemos que partir de cuánto puedo invertir, cuánto dinero puedo pedir prestado con un interés bajo y cuánto tiempo va a pasar para amortizar lo invertido.

Estudio local del sector hotelero.

Lo segundo que tenemos que tener en cuenta si queremos invertir en un hotel, es dónde vamos a invertir. No es lo mismo Barcelona o Madrid, que Valencia o Santiago de Compostela, tenemos que tener en cuenta una serie de valores como las plazas hoteleras de la ciudad, los viajeros que recibe esa ciudad, las pernoctaciones, los porcentajes de ocupación, las rentas, los ingresos y los años de amortización. De todos los factores la evolución del RevPar medio de la zona es vital, pero lo ideal es realizar un análisis completo.

Plan de negocio.

Tanto si vas a ser tu quien alquile las habitaciones a los clientes, como si sólo vas a alquilar el inmueble debes de crear un plan que tenga en cuenta las expectativas del negocio los primeros años. Allí debes de tener en cuenta horizontes positivos y negativos.

Contrato propietario – hotelero.

En el caso de que sólo seas un inversor inmobiliario casi todo el negocio se va a resumir en firmar un buen contrato con el arrendatario. En él debe de quedar claro quién se hacer cargo de los costes de mantenimientos de las infraestructuras y tendrás que definir si el pago del alquiler es una cantidad fija, variable o mixta. Lo más seguro para el propietario es que sea fija, pero eso también puede dificultar el inicio del negocio hotelero, por lo que una solución mixta es lo más habitual.

Elegir un buen gestor.

Otra cosa que debes considerar en cualquier contrato es que el gestor te ofrezca cierta garantía de éxito, ya que de ello dependerá que los ingresos sean constantes, elevados y durante el periodo estipulado. Si tienes un contrato de renta variable o mixta, cuanto más gane el gestor más beneficios obtendrás. Si vas por lo seguro con una cantidad fija mensual el problema puede llegar si la empresa arrendataria quiebra, finalizando así el contrato de forma prematura con todos los problemas que eso conlleva.