Colecciona cajas de madera para vino

Cajas de madera para vino

Las cajas de madera para vino son estuches perfectos para reutilizar. Adicionalmente, pueden ser coleccionables y en especial aquellas que se consideran una antigüedad. Algunas presentan ciertas características como:

  • Edad o época en que fueron elaboradas (incluso no necesariamente tienen una fecha específica), otras pueden ser de los años 20 y 30 o más años
  • Mayormente fueron hechas a mano
  • Al ser para vinos las reutilizaron elaborando sobre ellas, pinturas con escenas taurinas, querubines, motivos de época victoriana
  • Otras se encuentran altamente decoradas con filigranas, marquetería, incrustaciones, esmaltadas o talladas

Su belleza radica en los tipos de maderas antiguas con las que fueron elaboradas: palisandro, nogal, cerezo, roble, caoba, jacarandá, bordes con filetes metálicos, etc. este tipo de cajas de madera, por su sencillez y elegancia se comenzaron a coleccionar y a adornar en su momento, dándoles diferentes usos para guardar guantes y accesorios, naipes, cerillos, puros, costureros, dulces y bombones, etc.

Incluso se convirtieron en joyeros, cajitas musicales, entre otros usos. Son tan versátiles, hermosas y hasta divertidas que en la actualidad se han hecho muy populares, un ejemplo es justo con las parejas, puesto que al ser románticas para regalar, por supuesto casi siempre vendrán acompañadas con un excelente vino y un par de copas.

Algunas personas gustan coleccionarlas porque les cambian el estilo o simpleza que tienen, transformándolas con distintas técnicas manuales, haciéndolas vintage, con découpage, engastes, papel mache, aplicaciones de marfil, hueso y nácar, en fin, cantidad de procedimientos especiales realizadas a mano que las convierten en perfectas obras de artes haciéndolas únicas y extremadamente deseables para grandes coleccionistas.

La mayoría de las personas buscan cajas transformadas por sus primeros dueños, mezclando distintas técnicas decorativas, que tengan metal repujado, cerraduras antiguas, lacadas, etc. También pueden ser una gran alternativa a la hora de dar un obsequio a algún amigo especial o guardar una pertenencia importante.

Si tu deseo es comenzar una colección busca aquellas más sencillas y si conoces alguno de estos procesos que puedas aplicar en ellas, inicia el cambio y diviértete. Definitivamente, quedarás muy bien si has sido tú mismo quién le ha dado un toque único a ese estuche.